Hoy vamos a ver en la Biblia las siete vacas flacas que se comen nuestra prosperidad y nos condenan a vivir en escasez.   

José vivió en el anonimato por dos años cuando estuvo en la cárcel, nadie lo menciona, nadie se acuerda de el, parecía que era un fracasado, pero después de  dos  años Dios lo trae a la luz nuevamente porque en la cárcel  José vivía una abundancia espiritual; es decir su relación espiritual con Dios no fue interrumpida porque estaba en la cárcel, por el contrario José en la cárcel dedico mas tiempo y atención a su relación con Dios por eso la Biblia dice de José  Porque Jehová estaba con José  y lo que El hacia Jehová lo prosperaba. (Génesis 39:23, RVR1960)  

José rompió con la tradición de dejar que las siete vacas flacas se coman su abundancia. Contrario a la costumbre familiar José no paso por la crisis de la falta de alimento. La familia de José si vivió el hambre y tuvo que inmigrar a Egipto en busca de comida, en busca de la abundancia que José tenia. Hoy vamos a ver cuales son las siete vacas flacas que se comen la abundancia que Dios tiene para ti. 

La primera vaca flaca que se come tu prosperidad: FALTA DE VISIÓN

 “soñó José un sueño, y lo contó a sus hermanos; y ellos llegaron a aborrecerle más todavía. 6 Y él les dijo: Oíd ahora este sueño que he soñado: 7 He aquí que atábamos manojos en medio del campo, y he aquí que mi manojo se levantaba y estaba derecho, y que vuestros manojos estaban alrededor y se inclinaban al mío. …. 9 Soñó aun otro sueño, y lo contó a sus hermanos, diciendo: He aquí que he soñado otro sueño, y he aquí que el sol y la luna y once estrellas se inclinaban a mí.” (Génesis 37: 5-7, 9b, RVR1960)

1. José tuvo una visión de lo que quería lograr en la vida, esa visión lo llevaba día y noche y llego el momento que aun dormido soñaba su visión. En este pasaje de la Biblia José literalmente suena su visión. La visión de ser un hombre, poderoso y prospero, esta visión lo llevo a convertir su sueño en realidad.

2. José un hombre que ama a Dios. José por la influencia de su padre decidió que su vida estaría atada completamente a amar a Dios, confiando con claridad de mente y corazón que Dios tiene un propósito para su vida y que ese propósito es prosperar para bendecir y salvar a su familia del hambre, de la pobreza y la ignorancia. Dios fue su primer amor, porque el amar a Dios por sobre todas las cosas y buscar hacer su voluntad le da sentido de propósito a la vida, le da dirección, le da esperanza y fuerza para derribar los obstáculos que la vida nos presenta cuando caminamos en dirección de nuestra visión.

3. José un hombre productivo. Donde quiera que José estuviera fue un hombre productivo. Cuando estuvo sirviendo a su padre fue productivo, aunque el trabajo que su padre le asigno no le gustaba, a pesar de todos estos obstáculos José fue un hombre productivo. Su padre le dio el trabajo de llevar comida a sus hermanos y traer un informe a de las actividades. Sus hermanos hacían actividades ilícitas y José tuvo que reportarlos de modo que no quedaba bien ni con su padre ni con sus hermanos, pero aun frente a este trabajo difícil José fue productivo, hizo su trabajo. Hizo el trabajo que su padre le asigno.

4. José prospero como esclavo de Potifar, hizo prosperar económicamente la casa de su amo Potifar y Potifar estuvo tan contento con el trabajo del esclavo José que lo hizo el hombre mas importante de su casa. De hijo amado y protegido por su padre paso a ser esclavo de un extranjero, pero estas circunstancias dolorosas y difíciles no detuvo su prosperidad, ni interrumpió su visión de prosperar para bendecir y salvar a su familia del hambre, la pobreza y la ignorancia.  Porque sabía y estaba seguro que Dios lo ama y tiene un propósito maravilloso para su vida y que alcanzaría su visión.  

5. José fue prospero cuando estuvo en la cárcel. José se mantuvo en su visión en la cárcel y fue sumamente productivo al punto que el jefe de la cárcel lo escogió para que sea su ayudante de confianza y se encargue de los otros presos. José en la cárcel consiguió una promoción importante.

6. José fue prospero cuando sirvió a faraón. Cuando sirvió a faraón el rey de Egipto fue tan prospero que el Faraón lo nombro segundo en el todo el imperio egipcio.

José supo orientar y proyectar su visión. La persona que no tiene visión, recibe dinero y en lugar de hacerlo producir lo mal gasta, el que no tiene visón trabaja y sirve para que lo vean y lo reconozcan, no lo hace para crecer su ministerio. El que no tiene visión se queda en casa diciendo mañana comenzare a leer la palabra; el próximo semestre regresare a la universidad; el siguiente mes busco trabajo.

7. ¿Cual es tu visión?  Tu visión para la vida debe estar fundada en el principio mas solidó del mundo. Dios te ama y tiene un propósito maravilloso para tu vida. De esta convicción se desprende tu visión de ser el padre que saca a su familia de la pobreza y la escasez a una vida abundante.  De esta visión desprende el ser una madre que motiva poderosamente sobre el amor a Dios en su familia y sin escatimar esfuerzos se dedica a enseñar a sus hijos que sepan que Dios los ama y tiene un plan maravilloso para sus vidas. 

La segunda vaca flaca que se come tu prosperidad: FALTA DE MENTALIDAD DE LÍDER

Le respondieron sus hermanos: ¿Reinarás tú sobre nosotros, o señorearás sobre nosotros? Y le aborrecieron aun más a causa de sus sueños y sus palabras. Y lo contó a su padre y a sus hermanos; y su padre le reprendió, y le dijo: ¿Qué sueño es este que soñaste? ¿Acaso vendremos yo y tu madre y tus hermanos a postrarnos en tierra ante ti? Y sus hermanos le tenían envidia, mas su padre meditaba en esto. (Gen 37:8, 10 b-11, RVR1960) Tan pronto José recibió la visión, la compartió y quiso impactar a otros con lo que el había soñado. ¿Por qué nadie le creyó?  Porque aun no estaba preparado y necesitaba de un mentor.

1. Para tener una mentalidad de líder. Para tener mentalidad de líderes, es necesario prepararse y recibir una buena influencia de un líder. Génesis 37:20-24. Rubén le presto ayuda a José para que sus hermanos no lo matasen. Y esto tiene un significado: Uno solo, con autosuficiencia no puede crecer por que se tuerce por el camino y muere como líder. Piense por un instante en José en la cisterna. Cuando José ve la acción de Rubén, cuando ve que la actitud de Rubén pudo cambiar la forma de pensar de Judá, y que Judá a su vez trataba de convencer a sus hermanos; su visión fue reafirmada, su fe vivió de nuevo, sus sueños se hicieron vivos de nuevo. José vio que cuando hay respaldo de Dios, la influencia sobre otros funciona y se logran los resultados. Rubén fue modelo de mentor de ayuda para José, luego lo fue Potifar, el carcelero y el faraón.  

2. José no reclamo a sus hermanos. Si usted mira los últimos capítulos de génesis, José nunca le reclamo a sus hermanos nada, ni dice la palabra que José se la pasara quejándose de Potifar, del carcelero, de faraón. Simplemente hizo lo que le correspondía. Para tener la mentalidad de líder y tener credibilidad, es necesario prepararse y recibir guía de un líder mayor para poder mantenerse y producir.

3. El que se queja constantemente. Una persona que no tiene mentalidad de líder es aquella que siempre se está quejando de su líder a quien sigue, es la que nunca concluye lo que comienza. Esto genera perdida de la productividad.

La tercera vaca flaca que se come tu prosperidad: LAS MALAS INFLUENCIAS

1. Rubén se dejo influenciar. Una tercera vaca flaca que se come la prosperidad, son las malas influencias. Rubén estuvo departe de José en este tiempo de crisis, pero a pesar de que Rubén era una buena influencia, se dejo contagiar de la mala influencia de los demás. 28 Y cuando pasaban los madianitas mercaderes, sacaron a José de la cisterna y lo vendieron a los ismaelitas por veinte piezas de plata, y llevaron a José a Egipto. 29 Después Rubén volvió a la cisterna, y no halló a José dentro, y rasgó sus vestidos. 30 Y volvió a sus hermanos, y dijo: El joven no parece; y yo, ¿adónde iré yo?” (Génesis 37:28-30, RVR1960)

2. Rubén tenía que responder. Rubén era el mayor, él tenía que responder por José delante de su padre, pero por tapar un error, dejo que sus hermanos le contagiaran una mala influencia y por esto trajo maldición a su casa. La tenía la autoridad para detener todo este negocio; pero no tuvo suficiente carácter, ¿Por que? Porque estaba contagiado de la mala influencia de sus hermanos que tenían sed de poder y de un lugar privilegiado delante de su padre, además estaban llenos de envidia.

3. Un corazón con envidia del liderazgo.  Judas fue uno de los que se quejo cuando la mujer vertió un frasco de perfume de más de 3,000 dólares sobre Jesús. ¿Por qué? Por que tenia egoísmo en su corazón y pensaba que era demasiado caro para derramarlo a los pies del maestro y logro influenciar a los demás para que también se quejaran; esto hizo que su corazón se dañara y se hecho a perder un discípulo. El ser o recibir una mala influencia hecha a perder lo que se ha alcanzado.

4. Si Usted, tiene ya un capital de trabajo y alguien le pide prestado Usted puede perder el fruto de su trabajo. En el ministerio, cuando eres mala influencia, puede que Dios respalde lo que haces en el momento por que el respalda su palabra, pero tarde o temprano, ese ministerio es cortado. En la casa se convierte una persona en mala influencia, cuando no es un orador, cuando a todo le ve problemas, cuando todo lo que hacen los demás es malo, cuando no está con la palabra de Dios, cuando se habla palabra para maldición y no para bendición.

La cuarta vaca flaca que se come tu prosperidad: DERROCHAR EN TIEMPO DE ABUNDANCIA

Por lo general se asocia esto con dinero. 34 Haga esto Faraón, y ponga gobernadores sobre el país, y quinte la tierra de Egipto en los siete años de la abundancia. 35 Y junten toda la provisión de estos buenos años que vienen, y recojan el trigo bajo la mano de Faraón para mantenimiento de las ciudades; y guárdenlo. Y esté aquella provisión en depósito para el país, para los siete años de hambre que habrá en la tierra de Egipto; y el país no perecerá de hambre.” (Gen 41:34-36, RVR1960)

1. Un buen administrador del tiempo. José fue un buen administrador del tiempo y de dinero. Yo me imagino que a José nunca le falto azúcar, chocolate, arroz. José era un buen administrador. El no administrar las cosas inclusive el tiempo te roba la prosperidad. Cada persona, cada casa necesita un buen presupuesto como guía para administrar tanto el tiempo como el dinero.

2. Quien trabaja más de la cuenta. Quien trabaja mas de la cuenta y llega tarde a su casa, su familia no prospera por que nunca esta en la casa para que ellos crezcan. Quien se sale antes del trabajo, no va a ganar lo suficiente. Es necesario saber administrar. Las mujeres son expertas en hacer rendir el dinero.  

 La quinta vaca flaca que se come tu prosperidad: YO HAGO LO QUE QUIERO.

 1. El pueblo no tenia rey. Jueces 17:1-13 Nos habla de un hombre del monte de Efraín quien contrata a un levita como sacerdote personal. En los últimos capítulos de jueces es muy usual escuchar “Y el pueblo no tenia rey” Y los israelitas sin tener jueces, se inventaron una nueva religión. “Hago lo que quiero” Y este hombre Micaías hizo lo que quería, sin importar la voluntad de Dios o la dirección de una cabeza. Por estar haciendo la gente lo que le parecía sin dejarse guiar de una cabeza termino en la más deprimente situación de idolatría, de inmoralidad sexual, de irrespeto a los padres.

2. José vio muchas injusticias de mano de hombres, pero José nunca hizo lo que a el le parecía correcto. El siempre oro, respaldo el trabajo de sus jefes. Por que en la cárcel los honores eran para el carcelero y no para José, en la casa de Potifar los honores eran para su esposa y no para José… ¿Saben por que? Porque todo lo que le sucedió a José fue puesto por Dios, por mas malo que se viese desde afuera.

3. Su historia comenzó con sus hermanos y aun a ellos, José no les reclamo, sencillamente cuando necesitaron de el, es dio la mano y le dio el amor que nunca antes les había podido expresar. Gen 45:1-8. A José le dolió el trato, pero lo entendió; y entendió que su prosperidad había nacido del buen provecho del trato. José fue prosperado por que no hizo lo que quería sino lo que Dios quería.

La sexta vaca flaca que se come tu prosperidad: NO SEMBRAR

Y sembró Isaac en aquella tierra, y cosechó aquel año ciento por uno; y le bendijo Jehová. El varón se enriqueció, y fue prosperado, y se engrandeció hasta hacerse muy poderoso. Y tuvo hato de ovejas, y hato de vacas, y mucha labranza; y los filisteos le tuvieron envidia. Y todos los pozos que habían abierto los criados de Abraham su padre en sus días, los filisteos los habían cegado y llenado de tierra. Entonces dijo Abimelec a Isaac: Apártate de nosotros, porque mucho más poderoso que nosotros te has hecho.” (Génesis 26: 12-16, RVR1960)

Te has preguntado: ¿Por qué no tengo un dinero extra para salir los fines de semana con mis hijos a comer? ¿por qué no puedo llevarlos a un parque de diversiones? Dices: hace más de 5 años que no salgo de vacaciones. Sencillamente por que el Diezmo suple todas tus necesidades, pero cuando siembras el dinero se multiplica al 30% al 60% y al 100% y estas son las bendiciones extras que reciben los sembradores de buenas semillas.  Lucas 6:38 dice: Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.

La séptima vaca flaca que te come tu prosperidad: NO DIEZMAR

Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.” (Malaquías 3:10, RVR1960) Esto es un principio universal, el que siembre cosecha. No nos podemos conformar con dar el diezmo para ser prosperado. Dar el Diezmo es una obligación con Dios.  Existe un refrán que dice: Lo que fácil viene, fácil se va. Si tú no diezmas el 10% que le corresponde a Dios, y aprendes a vivir con lo que te queda, no serás prosperado. El Diezmo es el que te garantiza que Dios gire de su cuenta personal un cheque, cuando a ti te falta el alimento, cuando te falta para el transporte, cuando necesitas cambiar de vestido, de zapatos; cuando tengas que pagar la renta, cuando tengas que pagar el hospital. La cuenta personal de Dios suplirá tu necesidad.