(I Corinitos 15:16-19, RVR1960) “Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y si Cristo no resucitó vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. Entonces los que durmieron (murieron) en Cristo perecieron. Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres.”

Los creyentes en Jesucristo vivimos con la esperanza de que si morimos, seremos resucitados de entre los muertos con un cuerpo transformado, incorruptible y glorificado.

Nuestra esperanza de resurrección se basa en que Jesucristo murió y resucitó de entre los muertos. La Biblia habla de esta resurrección de todos los que mueren creyendo en Jesucristo. Pero se ha puesto en tela de juicio la veracidad de la resurrección de Cristo.

El apóstol Pablo dice que, si Cristo no resucitó de entre los muertos, los cristianos somos dignos de lástima de todos los hombres. Si Cristo no resucito de los muertos estamos perdiendo nuestro tiempo; los que murieron en Cristo no tienen esperanza y los que vivimos aún estamos condenados al infierno eterno.

De modo que la resurrección de Jesucristo no solo es importante, sino indispensable, es la base fundamental de nuestra fe. Si la resurrección de Cristo es mentira, entonces es mentira el cristianismo y somos los más tontos de todos los hombres.

Como cristianos debemos de estar plenamente convencidos de que Cristo resucitó de entre los muertos en forma corporal, y el propósito de este mensaje es para ayudarle a usted que Jesús si resucito de los muertos y vive.



A. JESUCRISTO ES VIDA Y AUTOR DE LA VIDA



Jesucristo desde el principio, en el huerto del Edén dio vida a todo el planeta: Génesis 1:11-12; 20-31. Creo plantas, árboles, animales, aves, peces y también al hombre. A diferencia de todo lo creado, Dios sopló aliento de vida en el hombre y lo hizo a la imagen de Dios. Génesis 2:7.

No solamente el hombre fue creado a la imagen de Dios, sino que el  planeta tierra tiene vida por sí solo. Aquella vida que existió desde el principio en las plantas, los animales, los peces, las aves y el hombre tiene la capacidad de auto reproducirse, de esa manera Dios lo mantiene.

El apóstol Pablo dio testimonio cuando dijo: El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en el hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues el es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas. (Hechos 17:24-25, RVR1960)

Cada día vemos la maravilla de esta realidad. Las plantas producen más plantas, los animales producen más animales y los seres humanos producen más seres humanos. Todo está lleno de vida en el planeta, tierra porque fue creada por un Dios todo poderoso y lleno de vida.



B. LA VIDA ESTA EN JESUS



Cuando Jesús anduvo en su ministerio su propósito principal fue dar vida y tenía poder para hacerlo. Los siguientes versículos son algunos de muchos que nos hablan de Jesucristo con relación a la vida.

  • En Él estaba la vida y la vida era la luz de los hombres. Juan 1:4
  • También el Hijo a los que quiere da vida. Juan 5:21
  • Como el Padre tiene vida en sí mismo, así el Hijo tiene vida en sí mismo. Juan 5:26
  • Yo soy el pan de Vida. Juan 6:35
  • El que me sigue tendrá la luz de vida. Juan 8:12
  • Yo he venido para que tengamos vida y vida en abundancia. Juan 10:10
  • Yo soy la resurrección y la vida. Juan 11:15  

Todos los que ponen su fe en Cristo tienen la seguridad de que nunca morirán. Cuando hablamos de nunca morir nos estamos refiriendo a la muerte espiritual y eterna. Dios ha establecido que los que mueren (físicamente) creyendo en Jesús serán resucitados. (I Corintios 15:23)



C. TIPOS DE VIDA QUE DIOS NOS DA



1. Vida natural: Esta es la vida que Dios le permite a todos aquellos que nacen sobre la faz de la tierra. Aunque esta vida se extiende desde un minuto hasta más de 100 años, ocurre solo porque Dios la da.

2. Vida Eterna: Cuando venimos a Cristo recibimos una vida nueva. Todas las cosas viejas pasaron he aquí todas son hecha nuevas. Dios nos da esta vida nueva que es eterna por nuestra asociación con El por medio del Espíritu Santo (Juan 7:37).

3. La muerte de Cristo: Cristo murió para que todos los que creen en el fueran perdonados. El ofreció su vida como “rescate” por la humanidad. Por medio del derramamiento de su sangre podemos recibir perdón para nuestros pecados.

La Biblia dice “La sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado” (I Juan 1: 7, RVR1960). Esta forma de pensamiento es única del cristianismo. Nunca jamás, antes ni después se ha oído cosa semejante. Por la muerte de un hombre justo somos todos justificados por creer en él. (Romanos 5:12-21, RVR1960)

Esto ha sido causa de burla de las demás religiones y de muchos grupos dentro del cristianismo quienes añaden obras a la salvación y han buscado por todos los medios el desacreditar la verdad acerca de Jesús y de este evangelio.

Aunque muchos han tratado de hacer de Jesús un mito de la historia o producto de la mente humana, jamás han podido borrar de las páginas de la historia y de la Biblia la realidad de que Cristo existió y que fue crucificado y resucito, y vive.


La resurrección de Cristo. En la resurrección de Cristo contamos con la más bella y segura esperanza de que un día las palabras de Jesús se harán realidad en sus seguidores. Es este evento la base fundamental de nuestra fe y tal como dice el apóstol Pablo, si esto no sucedió, oh, qué mal estamos. (I Corintios 15:19).

Como Cristo sí resucitó de entre los muertos nuestra fe es verdadera y nuestra esperanza es completa. En la cruz Cristo derramó su sangre por nuestros pecados, pero en la resurrección nos aseguró la “Vida Eterna” (I Corintios 15:121). Siendo así el mismo Jesucristo en la resurrección se convirtió en la primicia de quienes han de ser resucitados. (I Corintios 15:20, RVR1960)

Satanás conociendo esta realidad, ha tratado por todos los medios de poner una sombra de duda sobre la realidad de la muerte y resurrección de Cristo.


D. TEORIAS ACERCA DE LA RESURECCION DE JESUCRITO



Muchos grupos y personas se han levantado en contra del cristianismo y han intentado desacreditar la verdad que Jesucristo ha resucitado.  Algunas de las teorías que se han presentado son las siguientes:

1. El cuerpo de Jesús fue robado por sus discípulos. Esta fue la primera teoría presentada por los fariseos que eran enemigos de Jesús y lo sentenciaron a muerte.  Los fariseos pensaron que se había acabado con Jesús al crucificarlo y ahora se encuentran frente a una situación peor que la anterior. Los discípulos predicaban que Jesús había resucitado.

Esta teoría se derrumba porque los  fariseos se habían asegurado que una guardia militar romana fuese puesta en la tumba donde Jesús había sido sepultado para que su cuerpo no fuese robado por sus discípulos. Mateo 27:62-66.

Además de esto los discípulos de Jesús estaban escondidos y acobardados porque pensaban que ellos correrían la misma suerte. Por lo menos Pedro no vaciló en negar a Jesús vehementemente tres veces en una misma noche.

La misma Biblia dice que los discípulos al verlo resucitado se asustaron y se atemorizaron y pensaban que veían un espíritu Lucas 24:36.

2. Las mujeres fueron a buscar el cuerpo de Jesús en una tumba equivocada. Esta teoría asume que las mujeres quienes reportaron que el cuerpo de Jesús no estaba en la tumba, erróneamente fueron a una tumba equivocada.

De ser así, los discípulos que fueron a verificar lo dicho por las mujeres, también fueron a la tumba equivocada. Además las mujeres estuvieron allí cuando Jesús fue puesto en la tumba y las autoridades judías que pidieron la guardia para prevenir que el cuerpo fuera robado, no estarían errados acerca de la tumba.

De haber sido cierto que las mujeres y los discípulos se equivocaron de tumba, las autoridades podrían haber mostrado el cuerpo de Jesús y mostrar que estaban en la tumba equivocada.

3. Los discípulos alucinaron. Esta teoría no es respaldada por los principios psicológicos que gobiernan las apariencias de alucinaciones. Aunque es cierto que las alucinaciones de algún modo suceden como producto de la mente humana, es imposible o improbable que más de 500 personas tengan alucinación y vean todas las mismas cosas.

4. Jesús quedó inconsciente. Esta teoría dice que Jesús no murió, sino que sufrió un desmayo o quedó inconsciente por causa de la fatiga y la pérdida de sangre. Todos pensaron que Él había muerto y cuando volvió en sí, los discípulos pensaron que Él había resucitado.

Si Jesús simplemente se hubiera recuperado de un desmayo, necesitaría cuidados médicos, medicinas y hasta una transfusión de sangre pues una lanza había atravesado su costado.

Además ¿cómo hubiera salido de la tumba un hombre tan débil? Cuando la piedra fue removida, allí estaban las mujeres y los guardias romanos presentes y ya Jesús no estaba dentro de la tumba. (Mateo 28:1-6)

 El escritor y famoso orador del ministerio Campus Crusade for Christ, Josh McDowell, en sus años de juventud en la universidad no creía que Jesús hubiera resucitado de entre los muertos. Se dispuso a probar a sus compañeros de estudios cristianos que todo esto era una mentira y una fábula mitológica de los cristianos.

En su búsqueda Josh McDowell no solo descubrió la verdad, sino que también encontró la salvación. Descubrió que era imposible no creer que Cristo verdaderamente había resucitado y  publicó un artículo titulado “Si yo hubiese falsificado la resurrección de Jesús”: yo hubiera hecho muchas  cosas de manera distinta:

1.) Hubiera esperado un periodo de tiempo prudente antes de publicar mi historia. Los discípulos comenzaron a predicar la resurrección de Jesucristo inmediatamente y las cartas a los Corintios donde el apóstol Pablo declara y defiende la resurrección de Jesucristo fue escrita casi inmediatamente. Los discípulos no esperaron nada de tiempo para salir a las calles y predicar que Jesucristo ha  resucitado.2.) Hubiera publicado mi historia lejos del lugar de los hechos. 

La fe cristiana no comenzó a enseñarse y predicarse en una ciudad distante, lejos de los testigos quienes conocieron acerca de la muerte y sepultura de Jesús. Ellos predicaron la resurrección en  la misma ciudad y a las mismas personas y en las mismas calles donde fue públicamente crucificado.
3.) Seleccionaría mis testigos con más cuidado. Evitaría usar nombres de personas prominentes como testigos. Por lo menos 16 individuos fueron mencionados como testigos en cada historia, y la mención de José de Arrímate como el hombre que enterró a Jesús seria terriblemente peligrosa si es que las historias en los evangelios eran falsas o inventadas. Como miembro del Sanedrín, la “Suprema corte” judía, el sería muy bien conocido.

 
Pero, sobre todo, yo hubiera evitado testigos dudosos, los cuales harían significante las historias de las primeras apariciones de Jesús a mujeres ya que, en aquel tiempo y cultura, las mujeres eran consideradas testigos inválidos en las cortes de leyes.

 Si las historias fueran fabricadas, las mujeres nunca serian incluidas en la historia, o por lo menos no como primeras testigos.

4.) Hubiera rodeado la resurrección con cosas supernaturales.  Pero precisamente porque ninguno de los evangelistas se atrevió a mejorar la historia de la resurrección que no fue vista, la imagen total de los evangelios gana aún más credibilidad. Ninguno de los evangelistas cuenta cosas extravagantes por el contrario la hacen sencilla y creíble. Jesucristo resucito de entre los muertos.
5.) Trataría de sofocar cualquier tipo de investigación. Yo pronunciaría una maldición sobre cualquiera que atentara sustanciar mis reclamos y trataría de infame a cualquiera que se atreviera a pedir evidencias. Sin embargo, los discípulos de Jesús apelaron a que se confirme o se desacredite la evidencia. (Hechos 2:32; 3:15; 13:31; 1Corintios 15:3-6).

6.) No predicaría un mensaje de arrepentimiento con base en la resurrección. Ninguna persona en una mente clara hubiera escogido crear un mensaje ficticio que invitara a la oposición y la persecución de las autoridades religiosas y civiles de aquellos días.

Hubiera sido mucho más fácil e inteligente haber predicado un mensaje menos controversial- concentrándose en las enseñanzas de amor de Jesús, quizás así librándome a mí mismo y a los miembros de mi nueva religión de ser perseguidos.

7.) Evitaría el morir por mi mentira. La gente muere por sus creencias religiosas cuando cree que son verdad, pero la gente no muere por sus creencias religiosas si sus creencias son falsas”.Testigos visuales del Cristo resucitado.

  • María Magdalena y María la madre de Jacobo (Mateo 28:9),
  • Los dos que iban de camino (Marcos 16:12)
  • Pedro (Lucas 24:34; I Corintios 15:5)
  • Los once discípulos (Marcos 16:14l; I Corintios 15:5).
  • Después a más de quinientos hermanos a la misma vez, después a Jacobo, después a los demás apóstoles y después a Pablo (I Corinitios15:6).
  • Juan apóstol se le apareció en visión al y dio testimonio de que él era el que estaba muerto y ahora vive: Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amen. (Apocalipsis 1:17-18, RVR1960)

Quiero decirles que tenemos la plena certeza de que Jesucristo si resucitó de los muertos y si podemos esperar en El. Su resurrección fue real. La Biblia misma nos da testimonio acerca de los muchos que vieron a Jesús. Nuestro Señor vive, Aleluya.

Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados… y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras. (I Corintios 15:3-4, RVR1960)