La Biblia dice: Con sabiduría se edificará la casa, Y con prudencia se afirmará; Y con ciencia se llenarán las cámaras de todo bien preciado y agradable. El hombre sabio es fuerte, Y de pujante vigor el hombre docto. (Proverbios 24:3-5, RVR1960)

¿Cuántos están casados? ¿Cuántas están planeando casarse?  Una dama me dijo: ¡Es muy difícil casarse! Esto es verdad, hoy  es muy difícil casarse, pero es más difícil mantenerse casado o casada.

Escuche la historia de un esposo desconsiderado. Este esposo recibió como regalo dos pasajes de ida y vuelta a Hawái saliendo de Los Ángeles y viajo solo dos veces. Esta es otra historia, la de un esposo que enfermo y su esposa lo llevó al médico, el médico después de examinarlo habló en privado con la esposa, y le dijo: Tu esposo necesita cuidado especial, prepara cada mañana un desayuno nutritivo y caliente, cocina  un almuerzo sano y  balanceado, y en la noche sírvale una comida fresca; limpia la casa muy bien para evitar los gérmenes. Cuando la esposa salió del consultorio, el esposo preocupado inmediatamente le pregunto a la esposa, ¿Qué te dijo el médico?Ella le dijo: ¡Que te vas a morir!

La familia es la base de la sociedad y la iglesia. Si la familia funciona, la iglesia funciona, si la familia funciona, la sociedad funciona, por esto es muy importante y necesario que la pareja, y toda la familia viva bajo los principios y el liderazgo del Señor Jesucristo. El esposo, la esposa, el padre la madre, los hijos e hijas, los solteros, todos debemos caminar dirigidos por los principios y el liderazgo del Señor Jesucristo.

Vivir bajo la dirección de la Palabra de Dios es vivir sabiamente, si la pareja es sabia, si la familia es sabia,  si los solteros son sabios, tendrán matrimonios sabios. El matrimonio sabio  soluciona sus problemas con la  ayuda del Señor Jesucristo. Nunca una iglesia, nación o civilización se ha levantado más alto que el espíritu de reverencia a Dios que prevalece en las personas que forman la familia.

Hay tres áreas que cuidar para ser una  pareja sabía: Cásate sabiamente, El compromiso es para toda la vida Y Entregarse uno al otro.

CASATE SABIAMENTE: BUSCA LA VOLUNTAD DE DIOS

Todo matrimonio debe estar formado por un hombre y una mujer. Dios lo ha establecido así. La Biblia dice: Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó varón y hembra los creó. (Génesis 1:27, RVR1960)

No busques un esposo, o una esposa abusiva. La Biblia dice: El que haya esposa halla el bien, Y alcanza la benevolencia de Jehová. (Proverbios 18:22, RVR1960) lo mismo podemos decir de la mujer. La mujer que haya esposo halla el bien, Y alcanza la benevolencia de Jehová.

También puede suceder lo contrario, que todo te salga mal, la Biblia dice: Mejor es vivir en un rincón del terrado; que con mujer rencillosa en casa espaciosa. (Proverbios 21:9, RVR1960) Se puede decir lo mismo del hombre. Mejor es vivir en un rincón del terrado; que con un hombre rencilloso y abusivo en casa espaciosa.  Otro proverbio dice: Mejor es morar en tierra desierta; Que con la mujer  rencillosa e iracunda. (Proverbios 21:19, RVR1960) Mejor es morar en tierra desierta; Que con un hombre rencilloso e iracundo.

El rey Salomón escribió estos proverbios para decirnos que el matrimonio puede ser desastroso, puede ser un infierno, y para que esto no te suceda, cásate sabiamente. ¿Cómo sé que me estoy casando sabiamente?

1. Cásate con el sexo opuesto.  Dios ha establecido que el matrimonio sea entre un hombre y una mujer. La Biblia dice: Por tanto dejará el hombre a su padre y su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. (Génesis 2:24, RVR1960)  

2. Cásate con un creyente. Cásate con una persona que haya aceptado al Señor Jesucristo como su Señor y Salvador personal, cásate con una persona que ame al Señor con todo su corazón, cásate con una persona que su vida está marcada por la obediencia al Señor Jesucristo. La Biblia dice: No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tienen la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? (2 Corintios 6:14, RVR1960)

Cásate con una persona que ame a Dios. La Biblia dice: Y amarás a Jehová tú Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. (Deuteronomio 6:5, RVR1960)

Tú dices: Yo estoy casada con un incrédulo. ¿Qué debo hacer?  ¿Me divorcio? No, de ninguna manera. La Biblia dice: Y si una mujer tiene marido que no sea creyente, y él consiente en vivir con ella, no la abandone. Porque el marido incrédulo es santificado en la mujer, y la mujer incrédula en el marido. (2 Corintios 6:14, RVR1960)

Esta es la historia de un padre de familia con un dilema de dar su hija en matrimonio a un joven cristiano y virtuoso pero sin fortuna, o darla a un joven rico. Este padre fue a consultar al famoso filósofo Temístocles,  quien le contesto de esta manera.  Yo antes daría mi hija en matrimonio a un hombre cristiano y sin fortuna, que a una fortuna sin hombre.

No te engañes a ti misma pensando que después de casarse se convertirá a Cristo. La persona que no cree en Cristo siempre te llevará a donde no está Dios. Pero si estas enamorada/o sientes decir, Yo tengo paz en mi corazón. La Biblia dice que  Dios envió a Jonás a  Nínive y Jonás tomo un barco  a Tarsis y  tuvo  tanta paz en su corazón que se durmió y cuando se despertó estaba en el estómago del gran pez. Tú no debes cometer ese error, tú no puedes exponerte a estar o vivir en el estómago del pez gigante.

3. Cásate con una persona de buen carácter. Mira como trata a su mamá y  papá y probablemente como trata a sus padres te tratará a ti. El rey Salomón dice: Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina. (Proverbios 12:18, RVR1960)

DOS COMPROMISOS PARA TODA LA VIDA

1. Juntos para toda la vida. Cuando nos casamos nos decimos los votos que dicen: prometo solemnemente ante Dios y estos testigos amarla, consolarla, horrarla y acompañarla todo el tiempo que Dios me conceda vivir, hasta que la muerte nos separe.  Y la Biblia dice: Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por lo tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre. (Mateo 19:6, RVR1960)

El matrimonio es para toda la vida. El matrimonio es una entrega total, todo lo que soy, todo lo que tengo es tuyo, y todo lo que lograré será tuyo. El matrimonio no es para probar si funciona, es para que funcione, pero para que funcione debe estar la fe y la obediencia al Señor Jesucristo.

El matrimonio funciona si miras a tu esposa o esposo después que miras al Señor. Porque si la miras sin mirar al Señor Jesucristo miraras tus propias frustraciones y la rechazas, la mira insoportable, la mira débil, la mira aburrida. Mira a tu esposa o esposo como Cristo te mira a ti, que dio su vida por ti aun cuando tú te revelaste contra su amor y autoridad. Mira a tu esposa o esposo y levanta su estima lo más alto posible.

2. Romance para toda la vida. Algunos hispanos no somos románticos, por la cultura donde crecimos, cultura machista o porque nuestros padres no fueron románticos, pero el romance debe estar presente en nuestro matrimonio y debe  ser para toda la vida. Cuando los hijos crecen sin el padre no tienen el ejemplo para ser románticos, debemos darnos cuenta de esto y superar esa deficiencia.

La falta de romance puede venir de  los dos lados; puede ser de parte de la esposa o del esposo; pero debemos de cuidar y hacer el esfuerzo por mantener la llama del amor ardiendo  por toda la vida.

¿Cómo hacer que el romance siga ardiendo por toda la vida?

Aceptando que el sexo fue creado por Dios y es limpio y puro y es el medio para procrear y también  el medio por el cual la pareja llega a un tiempo de intimidad y unidad. Una señora dijo: He cocinado todo el día y ya perdí el apetito. Nunca se debe perder el apetito de romance en la pareja, porque el día que se pierde el apetito del romance, empieza la separación. Por esto ambos lados deben cultivar el romance.

ENTREGA A TU PAREJA

Una de las cosas más difíciles de entender en el matrimonio es aceptar que desde el día que se casaron no se pertenece así mismo, pero pertenece a la persona que se casó.

1. Entrégate. El cuerpo del esposo pertenece a la esposa, y el cuerpo de la esposa pertenece al esposo, así dice la Biblia: La mujer no  tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el  marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo sino la mujer. (1 Corintios 7:4, RVR1960)¿Por cuánto tiempo?  Bueno mire a Abraham. Él tenía 100 años y su esposa Sara tenía 90 años cuando tuvieron a Isaac.

2. Ayuda a cargar la carga. La carga de la familia es de los dos, del esposo y la esposa, así dice la Biblia: Oye hijo mío, la instrucción de tu padre, Y no desprecies la dirección de tu madre. (Proverbios 1:8, RVR1960)

Las estadísticas dicen que:

  • Cuando papá y mamá sirven en un ministerio de la iglesia fielmente 71% de los hijos vendrán a la  iglesia a servir.
  • Cuando el papá sirve solo en un ministerio de la iglesia fielmente  55% de los hijos e hijas servirán y serán fieles en la iglesia.
  •  Cuando la mamá sirve fielmente en un ministerio de la iglesia 15% de los hijos e hijas vendrán a la iglesia.
  • Cuando ninguno de los padres sirven en un ministerio de la iglesia el 6% de los hijos e hijas vendrán a la iglesia

El pastor E.V. Hill conto esta historia en el funeral de su esposa. Él dijo: Cuando yo era joven compre una gasolinera, mi esposa se opuso a esa compra y decía: Tú no sabes nada de gasolinera. De todos modos yo compre la gasolinera. Un día al llegar a casa me encontré que en la mesa de comedor había dos velas encendidas y la cena  servida; me dije  a mí mismo. ¡Qué romántica es mi esposa! Tendremos una cena a media luz, fui al baño para lavarme las manos y  no había luz. Llame a mi esposa y le dije, no hay luz en el baño, ella me dijo siéntate, no quería decirte que no tenemos dinero para pagar la luz. Primero quería que te sentaras a comer una cena caliente porque quiero decirte que te amo.

Dice el pastor Hill que su esposa esa noche lo pudo crucificar, le pudo decir todos los insultos que quería y tenía toda la razón para hacerlo, pero no lo hizo. En la Familia hay que compartir la carga.

3. Se el mejor amigo. Este señor preguntaba. ¿Cómo puedo ser el mejor amigo de mi esposa si somos muy diferentes? Un día recién casados me pare para servirme un vaso de agua y mi esposa recogió la mesa, le pregunte porque  hacia esto y me contesto. Aprovecha las cosas cuando las tienes. ¿Cómo ser los mejores amigos con una persona tan diferente? Una madrugada me levante para ir al baño, cuando regrese mi esposa había tendido la cama. ¿Cómo ser mejores amigos con una persona tan diferente?

El hombre siempre hace mejor tiempo que la mujer en una competencia de maratón. ¿Por qué?  Porque físicamente el hombre está hecho para la carrera. Pero ningún hombre le gana en las compras en el centro comercial. El hombre saca la lengua, se desmaya, se aburre, se le nublan los ojos, llora y la mujer todavía no ha empezado sus compras. ¿Cómo ser los mejores amigos con una persona tan diferente?

Para el hombre comprar un carro y regalarle a su esposa es  un tremendo regalo, pero para una mujer enamorada una rosa es un tremendo regalo. ¿Cómo ser mejores amigos con una persona tan diferente?

El hombre llega a la casa después del trabajo y coge el control remoto y empieza a cambiar de canales para arriba y para abajo y no se para en ningún canal. Y usted señora, está lista para explotar o decirle dame el cosito ese.  El hombre está trabajando con los problemas del trabajo y está tratando de encontrar algo donde meterse para poder regresar al otro día al trabajo. La señora llega del trabajo se quita los tacones, preparar la comida, atiende a los niños, ayuda con las tareas de la escuela a los niños.

¿Cómo ser los mejores amigos con una persona tan diferente? Hágase amigo íntimo del Señor Jesucristo, amelo con todo su corazón, con toda su alma y con todas sus fuerzas, y será más fácil ser mejores amigos de esa persona tan diferente que es su esposa o su esposo.     Haga al Señor Jesucristo parte de su matrimonio, antes de mirar los defectos, las diferencias y quejarse. Levante la mirada y dígale al Señor Jesucristo: Señor gracias por esta bendición tan grande que me has dado. Señora usted también levante los ojos al Señor Jesucristo y dígale: Señor te doy gracias por esta bendición, hermosa, grande, preciosa que me has dado. Las parejas allí donde están júntense, cierren sus ojos y hagan esta oración.Empieza el hombre:Padre nuestro te doy gracias por mi esposa, la amo, quiero ser su mejor amigo, necesito tu ayuda para  ser el esposo que tú quieres que yo sea. Amén. Señora ahora le toca orar a usted: Padre nuestro te doy gracias por mi esposo, ayúdame a ser su mejor amiga. Señor  ayúdame para ser la ayuda idónea para mi esposo, en el nombre del Señor Jesucristo. Amén. Ahora tomen la decisión de tomar un ministerio y ser fieles atendiendo la iglesia por siempre. Dios los bendiga.