Yo creo que la fe en Jesucristo es llave para vivir una vida extraordinaria. Muchos creyentes creen que la autodisciplina y la determinación son los únicos elementos para vivir una vida extraordinaria. Yo creo que la fe en Jesucristo es la fuente de poder para vivir una vida extraordinaria.

Un joven epiléptico se cayó a la línea del tren en la ciudad de New York. Un hombre al darse cuenta del peligro eminente de muerte se lanzó y con su cuerpo cubrió al joven para que no se moviera. El tren pasó sobre los dos, salvándole la vida.  Las noticias dicen: La gente de New York había perdido la fe en las personas desde el ataque terrorista del 11 de septiembre del 2001, ahora estamos regresando a tener fe en las personas. Es bueno tener fe en las personas, pero es mejor que la fe en las personas sea el resultado de tener fe en Jesucristo.

Algunas canciones y dichos populares animan a las personas a mantenerse teniendo fe. Otras personas dicen: solamente cree. Pero la fe por si sola es vacía. Muchos niños tienen fe en Santa, creen que les trae los regalos en Navidad, pero nosotros sabemos que eso es una tradición. Muchos niños en México y otros países tienen fe que los reyes magos les traen los regalos, pero eso también es una tradición.  Muchas personas tienen fe que alguien los va a sacar del apuro, que algo bueno les va a suceder, pero muchos terminan desilusionados. La verdad es que no hace mucha diferencia si tienes fe en alguien, sino más bien en quien esta puesta tu fe, o dicho de otra manera es muy importante el objeto de tu fe.

¿En quién tienes puesta tu fe? Algunos tienen fe en los astros, en la suerte, en las cartas, en los caracoles, en los amuletos. Las personas que ponen su fe en estas cosas se sienten muy románticas, y la mayoría terminan deprimidos, decepcionados y se pasan la vida esperando que algo suceda. La verdad es que no hace mucha diferencia si tienes fe en alguien, sino más bien en quien esta puesta tu fe, o, dicho de otra manera: Es muy importante el objeto de tu fe.

¿En quién tienes puesta tu fe? Algunas personas tienen puesta su fe en el auto disciplina y la determinación y logran éxitos, logran un negocio exitoso, logran una carrera exitosa con muchos bienes materiales, pero terminan egoístas, y recomiendan a las personas que el éxito está en la autodisciplina y la determinación poniéndose ellos mismos como ejemplo de éxito y motivan a hacer lo mismo a miles de personas, quienes terminan decepcionadas de la vida, rebeldes con el mundo y contra los que tienen bienes económicos. Es muy importante el objeto de tu fe.

Ninguna de estas cosas es digna de poner nuestra fe. El único digno de poner nuestra fe y nuestra absoluta confianza es nuestro Señor Jesucristo. Cuando tú pones tu fe en Jesucristo el resultado es extraordinario.

Es muy importante tener fe, pero es más importante en quien tenemos fe. El resultado final de nuestra fe no depende de cuanta fe tenemos, sino del objeto de nuestra fe.

SIN FE EN JESUCRISTO ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS.

La fe es esencial para la vida cristiana. La Biblia dice: Pero sin fe es imposible agradar a Dios. (Hebreos 11:6, RVR1960) Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo;por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. (Romanos 5:1-2, RVR1960)

Todos nosotros tenemos un tipo de fe natural, una fe de todos los días. Cuando tomamos un vaso de agua confiamos que el agua es pura. Cuando nos montamos en un avión confiamos que los que controlan el tráfico aéreo, los pilotos y los que fabricaron el avión saben lo que están haciendo. Este tipo de fe proviene de nuestros sentidos.

Nosotros necesitamos de nuestros sentidos y nuestra fe natural para vivir nuestra vida diaria. Si nosotros notamos que el agua no está limpia, no la bebemos, si nosotros sabemos que un piloto esta borracha no nos montamos en el avión. Nosotros necesitamos de nuestros sentidos y nuestra fe natural para vivir nuestra vida física, pero la fe espiritual no depende de nuestros sentidos, depende de quién es Dios, de allí que nosotros podemos decir: La Biblia dice: Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. (Hebreos 11, RVR1960)

La fe espiritual se expresa en las circunstancias donde no hay esperanza y donde los sentidos humanos se declaran imposibilitados. La fe espiritual no está limitada por el mundo físico, por el contrario, en las circunstancias sin esperanza declara su confianza en las promesas de Dios.

Muchas veces nuestra fe solo se extiende hasta donde podemos ver. Por ejemplo, el Antílope Impala Africano puede saltar más de tres metros de altura y a una distancia de más de 10 metros. Sin embargo, estos animales pueden ser encerrados en los zoológicos con una cerca de un metro de altura. ¿Por qué?  El Antílope Impala no salta si no puede ver donde caerá. La dependencia de sus sentidos lo priva de su libertad.

Nosotros también con frecuencia somos limitados por la necesidad de ver y tocar antes de creer, Por ello les digo a ustedes y me digo a mí mismo, debemos mejorar nuestra visión espiritual para que viejas y débiles cercas de temor y duda de un metro de altura no nos condenen a una vida de mediocridad espiritual.

El carcelero de Filipo que puso preso a Pablo y Silas, cuando vio que las paredes de la cárcel se habían desplomado decidió quitarse la vida, porque sabía que la ley romana lo mataría por haber perdido un preso, pero Pablo le grito: No te mates todos estamos aquí. El carcelero no lo podía creer: ¿Como puedo vivir una vida sin miedo de los que me torturan y con fuerza para hacerle el bien? Pablo le dijo: Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo tú y tu casa. Si crees puedes vivir una vida extraordinaria de poder y libertad y no solamente tú, pero toda tu familia. Aquel día el carcelero puso su fe en Jesucristo y se bautizó y también su familia.

LA FE LA LLAVE: JESUS ES LA PUERTA.

Jesús es el objeto de nuestra fe. Él es verdaderamente digno de nuestra fe, es la llave de las inmensas bendiciones que Dios tiene guardadas para nosotros. La Biblia dice: Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. (Juan 10:9, RVR1960) Porque por gracia sois salvos por medio de la fe y esto no de vosotros, pues el don de Dios. No por obras para que nadie se glorié. (Romanos 3:23, RVR1960) Jesucristo nos dio vida aun cuando estábamos muertos: Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados. (Efesios 2:1, RVR1960) 

Nosotros no podíamos hacer nada para cambiar nuestra condición, porque éramos un cadáver. Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús. (Efesios 2:4-6, RVR1960) Cuando nosotros confiamos solo en Jesucristo para nuestra salvación, Jesús abre el camino a una vida abundante en fe.

Tu fe en Jesucristo habré la puerta para todos los recursos de Dios, y los recursos de Dios son ilimitados.

Los bienes materiales de Dios son ilimitados y son para sus hijos, Dios no creo tantos recursos materiales para que el malo, el corrupto en ladrón, el estafador se aprovechara de ellos, Dios Padre lo creo para sus hijos, pero muchos de sus hijos no creen en un Dios grande y maravillo, más fácilmente se identifican como, bautistas, como Pentecostales, como evangelistas, que como hijos del Dios viviente y todo poderoso.

Los hijos de Dios se han dejado influenciar por el malo, el hijo del diablo que dice que no merecemos nada de los bienes materiales porque gozaremos en el cielo. El cielo ya nos pertenece por nuestra fe en Jesucristo, hay bienes materiales que Dios quiere dar a sus hijos, pero deben tener fe que pueden recibirlo como regalo de Dios.

Hay salud en Dios para sus hijos, Dios puede sanar cualquier enfermedad, pero tienes que creer. La fe la llave y Jesús la puerta para entrar y recibir la sanidad.

El gozo y la alegría son de Dios para ti. La paz y el gozo son resultado de amar y alabar a Dios, de modo que son tuyos, que lloren los que no tienen esperanza, que sufran los que no tienen recursos, que se resignen a vivir una vida de necesidad y derrota los que no tienen a Jesucristo, pero tú tienes a Jesucristo, que sano a los enfermos, que sacio el hambre al multiplicar los panes y los peses, que resucito al muerto de cuatro días, que el mismo resucito y vive en tu corazón. Él vive y porque él vive tú también vives.

LA FE EL CANAL:  EL ESPIRITU SANTO LA FUENTE DE PODER

Solamente Dios puede salvarnos y darnos el poder para vivir una vida cristiana extraordinaria. Confiando en nosotros mismos no podemos ir más allá de nuestros sentidos, no podemos ir más allá de nuestras limitaciones, no podemos ir más allá de nuestras circunstancias, pero si podemos vivir una vida extraordinaria dependiendo del poder del Espíritu Santo.

No podemos vivir una vida extraordinaria sin la ayuda del Espíritu Santo. El mejor ejemplo es el Señor Jesucristo. El Espíritu Santo fue parte esencial de cada aspecto de su vida y su ministerio. El Espíritu Santo hizo posible la encarnación del Señor Jesucristo. El Espíritu Santo descendió sobre Jesús el día de su bautismo, lo llevo al desierto para ser tentado por Satanás, el Espíritu Santo inauguró y ungió su ministerio. El Señor Jesucristo declaro por medio de las palabras del profeta Isaías cuando dijo: El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos; A predicar el año agradable del Señor. (Lucas 4:18-19, RVR1960)

Esta palabra es verdad y está escrita en la Biblia y tú crees en la Biblia, porque dices que no puedes compartir tu fe con tu vecino, con tu amigo, porque crees que se reirá, solo lo hará en la medida que tu se lo permitas, en la medida que te intimides, que te sientas un perdedor, que te avergüences de tu fe en Jesucristo, porque la Biblia dice que en el momento que necesites hablar de Jesucristo; el Espíritu Santo te dará las palabras que debes hablar y derrotar  y avergonzar al que se ríe y burla de ti. El espíritu Santo es poderoso, solo pide ayuda y podrás vivir una vida extraordinaria.

Porque dices que no puedes enseñar, porque dices que no puedes ser líder de una célula bíblica, porque dices que no puedes dirigir el devocional familiar, tú no puedes solo, pero tienes el Poder del Espíritu Santo que puede bendecirte y darte la victoria. Dios es tu mejor recurso, si se puede, todo es posible si puedes creer, porque para Dios no hay nada imposible. 

Pero el Espíritu Santo no quiere la atención para si mismo, él quiere glorificar a Jesucristo. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. (Juan 16:13-14, RVR1960)

LA FE EL VEHICULO: LA VIDA EXTRAORDINARIA LA META

El término cristiano significa pequeño cristo, Dios desea que seamos un reflejo de Cristo a los que nos rodean. Cuando recibimos a Jesucristo, recibimos sus manos, su corazón, su alma, su poder, por ello debemos pedirle que sus manos, su mente, su alma, su poder ministren por medio de nosotros. Nuestra vieja naturaleza dice: yo no puedo vivir la vida cristina, tenemos que morir el viejo yo, el carácter viejo, no puede vivir la vida de Cristo. Las debilidades de la carne no pueden vivir la vida de Jesucristo, pero Jesucristo si puede vivir en nosotros y podemos convertirnos en sus manos, sus pies, sus ojos, su boca y vivir nuestra vida en la vida de Cristo.

Jesucristo quiere vivir su vida extraordinaria por medio de ti. Descubre quién eres en Cristo y las riquezas espirituales que has heredado. Por medio de Jesucristo puedes vivir una vida extraordinaria, Él es quien te libra de la prisión del pecado y el esfuerzo propio. Allí donde estas abren tu corazón y recibe a Jesucristo como tu salvador personal, dile: Señor Jesucristo, me arrepiento de los pecados que, cometido, te pido perdón y decido vivir una vida maravillosa contigo en mi corazón. Señor Jesucristo ven a mi corazón, te recibo como mi señor y salvador personal.