Yo, el Predicador, fui rey sobre Israel en Jerusalén. Y di mi corazón a inquirir y buscar con sabiduría sobre todo lo que se hace debajo del cielo; este penoso trabajo dio Dios a los hijos de los hombres, para que se ocupen de él. Miré todas las obras que se hacen debajo del sol; y he aquí, todo ello es vanidad y aflicción de espíritu. (Eclesiastés 1:12-14, RVR1960)

La mayoría de las personas llegan a un momento en su vida que se hacen estas preguntas:

  • ¿Quién soy yo?
  • ¿Para qué he llegado a este mundo?
  • ¿Qué hay después de la muerte?
  • ¿Vale la pena vivir esta vida?
  • ¿Qué hace especial a esta vida para que valga la pena vivirla?
  • ¿Cuál es el propósito de nuestra vida?
  • ¿Es esta la vida que soñé vivir?

La vida ha cambiado, y sigue cambiando 

  • Hoy la gente tiene más conocimientos del que tenían sus padres y abuelos. 
  • Hoy las personas tienen más medios de comunicación y más medios de transporte y han hecho a este mundo pequeño. 
  • El promedio de vida ha aumentado de 40 años hace cincuenta años; a 80 años de vida o más.
  • Hoy hay más personas viviendo en países democráticos que nunca en la historia, pero de igual manera hoy hay más violencia en las calles; en las familias; entre razas; en las escuelas y en los trabajos.
  • Hoy hay más fraude, los gobiernos han perdido credibilidad, como el gobierno de Guatemala, metido en una corrupción, con la vicepresidenta encarcelada y el presidente con u pie en la cárcel; el gobierno de Brasil sumido en protestas por corrupción nacional y continental.
  • Hoy hay más suicidios que nunca y de personas jóvenes. 
  • Hoy hay más divorcios que nunca en la historia. 
  • Hoy hay más matrimonios entre el mismo sexo más que nunca. 
  • Hoy hay más corrupción e impunidad. 

Esto es una evidencia que las personas están buscando el verdadero significado de la vida, y no hay nada de malo en buscar el significado de la vida para vivirla. Creo que es un derecho de cada ser humano el vivir a plenitud su vida. Pero los hombres no han encontrado el significado de la vida, que sea digno de vivirla, y lo podemos saber solo con mirar las páginas de cualquier periódico, mirar los noticieros, ver los antros de perdición llenos; y ver que la búsqueda del propósito de la vida está siendo buscada en lugares equivocados.

En el pasaje de hoy encontramos cuatro lugares donde la gente de hoy; al igual que la gente en los días de Rey Salomón, están buscando el propósito para sus vidas. Pero al igual que la gente en los días de Salomón, la gente de hoy lo está buscando en lugares equivocados.

El SIGNIFICADO DE LA VIDA NO ESTA EN EL CONOCIMIENTO.

Y dediqué mi corazón a conocer la sabiduría, y también a entender las locuras y los desvaríos; conocí que a un esto era  aflicción de espíritu. Porque en la mucha sabiduría hay mucha molestia; y quien añade ciencia, añade dolor. (Eclesiastés 1:17-18, RVR1960)

1. El conocimiento. El rey Salomón realizó una búsqueda de la sabiduría humana “bajo el sol” En toda la tierra. Él miró la sabiduría que no incluye a Dios y descubrió que era “aflicción de espíritu”. (Vs. 17) También descubrió que causaba molestia y dolor. (Vs. 18)

El conocimiento humano se multiplica día por día; la tecnología es como un tren que avanza vertiginosamente. Cada día se inventan cosas nuevas, y creemos que la vida se hace más fácil; pero el hombre con más conociendo, todavía busca en su corazón acaparar la mayor cantidad de dinero; la mayor cantidad de bienes materiales, más fama, más aplausos; más poder y finalmente se emborracha con el poder y la fama y no encuentra el significado de la vida en lo que logra, y tiene que seguir compitiendo y luchando y deseando morir.

2. El conocimiento no es malo. La gente debe estar preparada para desempeñar una profesión, o un oficio, la gente debe estar preparada porque si no lo está, viene otro y le quita el trabajo, pero la búsqueda del conocimiento no llena el vacío interno del hombre.

Aun con todo el conocimiento del mundo la vida no encuentra su significado, el corazón del hombre no deja de ser egoísta y la depresión se hace dueña aun de los más preparados, porque el conocimiento no llena el alma del hombre.

Todo conocimiento verdadero viene de Dios, pues Dios es la fuente de toda verdad. Pero mucha gente que ha adquirido mucho conocimiento se ha sentido superior a sus familiares; se ha sentido superior a sus amigos, a sus coterráneos; algunos con mucho conocimiento se han sentido superior a Dios, y han ignorado a Dios, y en algunos casos lo han sacado de su vida.

3. La filosofía humana. La filosofía humana es importante, pero muchas corrientes filosóficas han sacado a Dios. Un filósofo famoso dijo que Dios había muerto y que había nacido el súper hombre. Ha nacido el Dios hombre, pero está equivocado por que la filosofía humana aun cuando haya alcanzado mucho solo es una cosa ínfima al conocimiento de Dios, Dios sigue siendo el creador del universo y el que lo sostiene con los dedos de su mano.

4. La religión también parece ser la fuente de significado de esta vida. Hay mucha gente religiosa que se considera fiel a sus creencias y no se interesan por comprobar si lo que creen es verdad, solo por el hecho de haberla recibido de sus padres.

La religión en muchos casos ha servido para justificar la explotación de las personas débiles y sin protección, los religiosos han incurrido en las injusticias más horrendas, la religiosidad ha justificado la pobreza, la explotación del más débil y el enriquecimiento de los poderosos. La religión no es la respuesta al significado de la vida.

5. El rey Salomón, un hombre sabio, inteligente y con mucho conocimiento terminó sus días desilusionado. Si el significado de la vida no está en los conocimientos, ¿Dónde se encuentra la fuente de toda la felicidad?

El SIGNIFICADO DE LA VIDA NO ESTA EN LOS PLACERES.

Dije yo en mi corazón: Ven ahora, con alegría, y gozarás de bienes. Mas he aquí esto también era vanidad. Propuse en mi corazón agasajar mi carne con vino, y que anduviese mi corazón en sabiduría, con retención de la necedad hasta ver  cuál fuese el bien de los hijos de los hombres, en el cual se ocupan debajo del cielo todos los días de su vida. No negué a mis ojos ninguna cosa que desearan, ni aparté mi corazón de placer alguno, porque mi corazón gozo de todo mi trabajo y esta fue mi parte de toda mi faena. (Eclesiastés 2:1; 3,10, RVR1960) El rey Salomón trató de encontrar el significado de la vida en los placeres de este mundo, y encontró que todo eso era “vanidad”.

1. La diversión. Hoy existen más opciones de diversión que nunca antes en la historia de la raza humana: Tales como el cine, radio, televisión, internet, juegos de vídeo, discotecas, fiestas, drogas de todo tipo, permitidas como: Alcohol, tabaco, libros, películas, y no permitidas sin límite, etc. Los hijos de los hombres se intoxican buscando ser felices, pero se hacen esclavos y dependientes de los placeres.

2. Los jóvenes son los consumidores. Es interesante que los mayores consumidores de estas cosas son los jóvenes, que deberían ser los que menos necesitan de estimulantes para ser felices, porque tienen; belleza, fuerza física, poder, pero los informes de los policías dicen que son los jóvenes los que se hacen adictos al cigarro, al alcohol, a las drogas; a las anfetaminas, y la cantidad es alarmante y además el suicido entre la juventud es alarmante en conexión con las drogas.

3. El sentimiento de vacío. La gente parece divertirse en las fiestas, borracheras, carnavales, casinos, playas, etc. Pero al final el sentimiento es el mismo: un sentimiento de vacío, un sentimiento de culpa; seguido de un arrepentimiento falso y un regreso a la miseria sin esperanza.

4. Advertencia. Aunque Dios no se opone a que las personas se diviertan, y que disfruten de la creación de Dios y las bendiciones de Dios, se nos advierte en contra de una vida de pecado y abuso de las cosas que se convierten en adicción y destrucción de la dignidad humana.

El SIGNIFICADO DE LA VIDA NO ESTA EN EL TRABAJO.

Engrandecí mis obras, edifiqué para mi casa, planté para mi viña; me hice huertos y jardines, y planté en ellos árboles de todo fruto; me hice estanques de aguas para regar de ellos el bosque donde crecían los árboles. (Eclesiastés 2:4-6, RVR1960)

1. Salomón trabajador. Salomón se metió en varios proyectos de construcción, como el templo de Jerusalén, su propio palacio y la edificación de ciudades. Fue un hombre muy trabajador y emprendedor. Pero no encontró el significado de la vida en el trabajo.

2. Hombres y mujeres trabajadores.  Mucha gente se ha refugiado en su trabajo, para ver si logra la verdadera felicidad. Se han refugiado como búsqueda de una necesidad de tener poder económico, como para aprovechar la oportunidad que esta sociedad nos permite, pero en muchos casos termina sus días abandonado por la misma profesión, y por la misma familia y se pregunta si valió la pena sacrificar la vida, la familia y la salud por el trabajo, al final todo termina en lo mismo, un sentimiento de vació y arrepentimiento.

3. Salomón fue un hombre próspero. Sin embargo, nada de estas cosas le produjeron satisfacción. La Biblia nos anima a trabajar, pero dice que el trabajo no debe ser nuestro dios, el trabajo es una oportunidad para realizar nuestra necesidad de crecer; para proveer para nuestras necesidades, pero jamás llenará el vació interior de nuestra vida. Solamente Dios puede llenar el vació de nuestra vida.

4. La familia. Dentro de los grandes proyectos de la vida se encuentra la familia. La familia es muy importante. La familia sigue siendo la basa de nuestra sociedad y por eso mucha gente ha pensado que en la familia se encuentra el significado de la vida. Pero ¿Qué pasa cuando alguien pierde a un ser querido?  ¿Qué pasa cuando las personas pierden varios miembros de su familia? Muchas personas que pasaron por este dolor han perdido toda razón de vivir, inclusive han llegado a desarrollar resentimiento contra Dios y lo han hecho culpable de su perdida. De tal manera que aún la familia que es muy importante y el centro de nuestra vida; y el fundamento de la sociedad humana no representa el máximo sentido y propósito de esta vida.

El SIGNIFICADO DE LA VIDA NO ESTA EN LOS BIENES MATERIALES.

Compré esclavos y esclavas, y tuve esclavos nacidos en casa; También tuve posesión grande de vacas y ovejas, más que todos los que me precedieron en Jerusalén. Me amontoné también plata y oro, y tesoros preciados de reyes y provincias; me hice de cantores y cantoras, de los deleites de los hijos de los hombres, y de toda clase de instrumentos de música.  (Eclesiastés 2:7-9, RVR1960)

1. En las cosas que era dueño.  Salomón no encontró la verdadera satisfacción y el significado de la vida en las cosas de las que era dueño, a pesar de que él era un hombre extremadamente rico, tenía el palacio más grande, y más hermoso de su tiempo, fue el hombre más adinerado de su tiempo, el mundo entero y los reinos de su tiempo lo admiraron por su sabiduría y por la riqueza que acumulo, pero no encontró el significado de su vida en los bienes materiales. (1 Reyes 10:14-29).

2. La lotería: ¿Quién no ha soñado con tener mucho más de lo que tiene ahora?  ¿Quién no ha soñado con ganar la lotería? Pero lo que sabemos es que de cada 10 personas que ganan millones de dólares en la lotería; 9 de esas 10 personas terminan más pobres que antes de ganar la lotería, porque lo apuestan todo para ganar más y terminan en pobreza extrema; también dicen los informes que los ciudadanos de las ciudades donde los juegos al azar son dominantes terminan siendo ciudadanos más pobres que los ciudadanos donde estos juegos no son aceptados, porque lo que ganan lo juegan con la esperanza de ganar más y pierden todo.

3. El poder del dinero. El dinero tiene poder; y nosotros los seres humanos le damos más poder del que tiene; por nuestra falta de fe; por nuestra falta de dignidad; porque el mundo nos engaña diciendo que es super poderoso y que puede resolverlo todo.

  • El dinero puede comprar medicina, pero no puede comprar la salud.
  • El dinero puede comprar la casa, pero no puede comprar un hogar.
  • El dinero puede comprar la compañía de las personas, pero no los amigos.
  • El dinero puede comprar la diversión. pero no puede comprar la amistad.
  • El dinero puede comprar la comida, pero no puede comprar el apetito.
  • El dinero puede comprar la cama, pero no el sueño.
  • El dinero puede comprar un crucifijo, pero no un salvador personal. Finalmente, Salomón llegó a la conclusión de que Dios es el significado de la vida.

EL SIGNIFICADO DE LA VIDA ESTA EN DIOS

El fin de todo el discurso oído es este: teme a Dios y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. (Eclesiastés 12:13, RVR1960) 

El rey Salomón concluye su búsqueda diciendo que el significado de la vida solo se encuentra en Dios, en una relación de fe con el Señor Jesucristo. La Biblia dice: Yo soy el camino y la verdad y la vida  nadie viene al Padre sino por mí. (Juan 14:6, RVR1960)

1. Una relación de fe. Solo en una relación de amor con el Señor Jesucristo encontraras el significado para tu vida; por que tu fuiste creado para exaltar, glorificar y alabar al Señor y al alabarlo tu espíritu se une a Su Espíritu, entonces eres renovado; alimentado y sanado por el poder del Espíritu de Dios.

2. Solo una relación de fe en el Señor Jesucristo te hace darle la gloria y honra aun cuando hagas mucho dinero y obtengas muchos bienes materiales; seguirás adorando al Señor, y no te desviaras a adorar tus bendiciones.  Solo una fe en el Señor Jesucristo te hará servir a tu familia como proveedor y verás en tu servicio la oportunidad de hablar a tu familia del amor de Dios, de tu salvación y servirás como ejemplo vivo de Dios a los tuyos, de otra manera demandaras reverencia y servicio, aunque sea poco lo que das.

3. La Biblia dice que como el siervo brama por las corrientes de agua, así clama el alma mía por ti. Es decir que Dios puso su Espíritu dentro de tu vida, y ese espíritu solo encuentra su satisfacción en Dios. En Jesucristo encontraras paz, la paz que sobre para todo entendimiento, y encontraras satisfacción y seguridad y razón de vivir.

Tu familia, tu trabajo, tus bienes materiales, tu conocimiento, tus placeres se convierten en una bendición y no en una trampa de adoración y orgullo, y vivirás sano, en paz, con tu familia y habrás sembrado para el reino eterno. Recibe al Señor Jesucristo en tu corazón. Dile te pido perdón ven a mi corazón; sana mi enfermedad.