La mayoría de las personas tratan de hacer alguna resolución al empezar el Año Nuevo; pero también la mayoría de las personas que hacen resoluciones de Año Nuevo abandonan sus resoluciones antes de que termine el mes de febrero. 

El apóstol Santiago habla sobre la actitud que debemos tener frente al Año Nuevo. Él dice: Cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.” (Santiago 4:14, RVR1960)

El apóstol Santiago dice que no sabemos lo que tiene el día de mañana, tampoco sabemos lo que tiene el Año Nuevo, por ello Dios dice que la actitud que debemos tener este Año Nuevo para que sea de prosperidad y bendición debe ser de fe y confianza en Dios. Pero nosotros perdemos la actitud de fe y confianza en Dios muy temprano en el Año Nuevo. Les voy a dar tres pasos para hacer del Año Nuevo un año de gran bendición.

Primer Paso:

  1. ENTENDER Y SABER QUÉ ES LA VIDA
  • La vida es como un día. La Biblia dice: Mil años delante de tus ojos son como el día de ayer, que pasó (Salmo 90: 4, RVR1960). Nosotros medimos la vida por el espacio de tiempo desde el momento de nacer hasta el momento de morir, y pensamos que es un tiempo muy largo, pero la Biblia dice que para Dios la vida es como un día, porque para Dios mil años son como un día. “Mil años sonpara Él como un día, y mil días como un año”(2 Pedro. 3:8, RVR1960). La vida del ser humano es muy corta en la tierra, es como un día; por eso digo. No dejes para la mañana el agradecimiento que tienes que dar a tu familia, a tus hermanos, no pospongas para mañana lo mejor que puedes dar en tu ministerio. La vida es corta y pasa rápido.
  • La vida es como una vigilia. La Biblia dice: Es Como una de las vigilias de la noche (Salmo 90: 4, RVR1960). Una vigilia es un periodo de tiempo dentro de las 24 horas del día. Diciéndolo de otra manera una vigilia puede ser un periodo de tiempo de cuatro horas, o de seis horas. La Biblia está diciendo: La palabra de gratitud o reconocimiento que pensabas dar no lo pospongas porque si lo pospones no lo darás con la misma convicción y alegría, porque la vida es muy corta. La vida del hombre es más corta de lo que te imaginas.

  • La vida es como un torrente de agua. La Biblia dice: Los arrebatas como con torrentes de aguas (Salmo 90:5, RVR1960). El torrente de agua es una precipitación rápida de agua. El poeta español Calderón de la Barca describe la vida de esta manera: “Nuestras vidas son los ríos, que van a dar al mar, que es el morir. El agua del río no es la misma, porque corre sin detenerse hasta llegar al mar, ni somos nosotros los mismo que éramos, porque nuestras vidas avanzan hacia el mar de la eternidad”.

Ninguna cosa es tan impresionante como la caída de agua de una cascada. Así es la vida: rápida, precipitada, tumultuosa y lo que paso nunca más regresa. Si no te cuidas estarás diciendo: la vida se pasó y no disfrute mi familia, mi iglesia, mi ministerio y servicio a mi Dios. La Biblia dice que las bendiciones de Dios son nuevas cada mañana. Las bendiciones que dejaste pasar hoy ya no regresan a tu vida. La oportunidad que tienes de vivir es glorificar, servir y bendecir el nombre de Jesucristo.  

  •  La vida es como un sueño. La Biblia dice: Son como sueño. (Salmo 90:5b, RVR1960). En los sueños podemos ser ricos, podemos volar, viajar, ser estrellas de cine, etc. Pero cuando la persona despierta del sueño puede decir, ¡qué lástima que fue un sueño! O ¡menos mal que fue un sueño! Cuando te das cuenta ya serás abuelo, abuela, ya los hijos habrán crecido, se habrán ido. La vida es como un sueño. Cuando te despiertes podría ser que estés en condición de depender de los que amas. Ama a tu familia hoy.
  • La vida es como la hierba del campo. La Biblia dice: Como la hierba que crece en la mañana. En la mañana florece y crece, a la tarde es cortada, y se seca” (Salmo90: 5-6, RVR1960).  Toda la gloria y la fama del hombre y de la mujer, toda la belleza del hombre y la mujer pasa rápido, las fotos de hace dos años son diferentes, la fuerza y el poder pasan rápido. Hoy es el tiempo de arrodillarte delante de Dios y adorarlo y darle gracias, hoy es el tiempo de servir a tu familia. La vida es como la flor del campo, que acaba muy pronto y luego se seca y nadie se acuerda. Una noticia nueva cubriría la vieja noticia.
  • La vida es como un pensamiento. La Biblia dice: Acabamos nuestros años como un pensamiento” (Salmo 90: 9, RVR1960). Cuando nos damos cuenta, los hijos crecieron, se casaron, llegaron los nietos y ellos también crecieron y también emigraron. La vida es como un pensamiento. ¡Sencillamente viene y se va! Lo que llamamos “toda una vida”.  La vida pasa y no regresa; se va y solo queda el recuerdo. Sirve a Dios y tu familia para que los recuerdos sean gratos y no de arrepentimiento.

Los jóvenes piensan que nunca llegaran a ser viejos. Los adultos se preguntan. ¿Por qué se han ido tan rápido los años? Decimos “parece que fue ayer”. La vida es una experiencia corta.

El propósito de la vida es alabar, honrar y glorificar el nombre de Jesucristo nuestro Salvador y Señor. El hombre solo encuentra contentamiento para su existencia al cumplir el propósito de Dios, salirse de este propósito es vivir una vida sin balance, sin propósito y sin significado.

La persona que no vive el propósito de Dios vivirá una vida fuera de balance y tendrá que recorrer al alcohol, las drogas, la prostitución, el poder y la fama como fuente de inspiración y razón de vivir. La verdadera fuente de poder y de inspiración espiritual es Jesucristo y fuera de Jesucristo el hombre vive sin inspiración, sin fe, sin amor y sin propósito.      

Segundo Paso:

B. ROMPE LAS MALDICIONES DEL PASADO

¿Cómo puedo romper con la maldición del pasado que llevo conmigo?

  1. Declara pensamientos de fe.  Si en el pasado te han llamado con palabras negativas, tales como: Nunca serás nada; no tienes madera para ser estudiante universitario; nunca serás exitoso; nunca llegaras a la cima; no tienes las cualidades para triunfar, eres como tu padre, un fracasado; eres un pobre Diablo, serás como tu madre una fracasada, eres muy feo, eres muy fea, nadie da un centavo por ti.

No escuches esas mentiras del pasado, rompe con las maldiciones del pasado. Si no rompes las maldiciones del pasado y las remplazas con pensamientos de fe, corres el riesgo de estancarte, amargarte y vivir resentido.

Cuando los israelitas salieron de la esclavitud de Egipto a la tierra prometida, su viaje caminando hacia la tierra que fluye leche y miel les tomaría 11 días; pero caminaron en el desierto alrededor de una montaña por 40 años antes de entrar a la tierra prometida. ¿Por qué?

Sus mentes esclavas le robaron la oportunidad de tener y disfrutar de bienes materiales, de tener una familia que pueda escoger la profesión y casarse con la persona que aman. En lugar de avanzar con una mentalidad de victoria se quedaron con una mentalidad de esclavos; pobreza; derrota y sufrimiento y no hicieron declaraciones de fe como esta. Y hare de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. (Génesis 12:2, RVR1960)

No permitas que tu pasado decida tu futuro.Cultiva pensamientos de fe y esperanza. ¿Como puedes cultivar esos pensamientos poderosos para borrar la mentalidad de esclavo? Repitiendo diariamente las promesas de Dios, como estas:

Y sabemos que los que aman a Dios todas las cosas les ayudan a bien; esto es a los que conforme a su propósito son llamados. (Romanos 8:28, RVR1960)

El que habita al abrigo del altísimo, Morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y Castillo mío; Mi Dios en quien confiaré. Él te librará del lazo del cazador; de la peste destructora; con sus plumas te cubrirá y debajo de sus alas estarás seguro; escudo y adarga es su verdad. No temerás el terror nocturno ni saeta que vuele de día, ni pestilencia que ande en oscuridad; Ni mortandad que en medio del día destruya. Caerán a tu lado mil; y diez mil a tu diestra; Mas a ti no llegará. (Salmo 91: 1-7, RVR1960)

  • Sana tus heridas emocionales. Si quieres tener el mayor año de tu vida no debes usar las heridas emocionales del pasado como excusa para justificar los errores cometidos hoy. No te atrevas a utilizar tu pasado como excusa para tu mala actitud hoy.

Es necesario que este Año Nuevo dejes atrás las heridas emocionales; deja de sentir autocompasión por ti mismo, deja la mentalidad de víctima. Nadie ni siquiera Dios prometió que la vida seria justa. Deja de comparar tu vida con la vida de otras personas; deja de decir, quien como tu; toma en tus manos lo que Dios te ha dado; Toma lo que eres y lo que tienes y multiplícalo.

Puede que hayas sufrido mucho el año pasado y los años anteriores; puede que hayas tenido muchas adversidades negativas, pero jamás permitas que tu pasado determine tu futuro. No puedes hacer nada sobre lo que ya paso, pero si puedes decidir cómo enfrentar lo que esta delante de ti. Enfréntalo con una mente llena de fe y esperanza en Jesucristo.

Perdona a las personas que te trataron mal; perdónate a ti mismo por las malas decisiones que hiciste; y las malas actitudes que tomaste en el pasado; porque nunca podrás ser feliz si tu corazón está lleno de amargura y resentimiento.

Si te hicieron injusticia, no debes vivir de esos recuerdos, debes perdonar, si no perdonas te gusta la atención, la compasión, la pena, y lastima, y en esas condiciones jamás podrás hacer del año Nuevo el mayor año de tu vida. Porque Dios jamás te podrá dar nuevas bendiciones a menos que dejes ir las heridas emocionales.

  • Hoy es un día nuevo.  Posiblemente has vivido una situación de abuso, una persona te trato mal, una persona no te tomo en cuenta, te ignoro, una persona te hizo daño, se burló de ti, quizá un ser querido y de autoridad abuso de ti y eso te ha marcado y lo recuerdas constantemente y este recuerdo domina tu conciencia y te trae emociones de dolor y sufrimiento. 

Jesucristo tiene un año Nuevo para ti. La razón por la que Dios te ha dado este Año Nuevo es para olvidar el pasado y empezar todo nuevo hoy. La Biblia dice: “Este es el día que Jehová ha hecho; me gozaré y me alegraré en él”.  Jehová Dios te ha dado un Año Nuevo para ti, decide disfrutar de la bendición de Dios este Nuevo Año.

Cuál es la bendición más grande de tu vida, tu familia, tus hijos e hijas, tu iglesia, tu trabajo, disfruta de ellos. No puedes mantener una mentalidad de víctima y esperar vivir en victoria.

  • Cambia tu manera de pensar y Dios cambiará tu vida. El mejor año de tu vida comienza contigo. Si tu cambias tu manera de pensar, Dios puede cambiar tu vida. No puedes vivir con pensamientos de derrota, fracaso, dolor, envidia, pobreza, escasez en el año Nuevo y esperar que Dios te llene de abundancia y felicidad.

Nosotros preparamos nuestra mente para la escasez cuando decimos:

  • No soy feliz en mi matrimonio, aunque no discutimos mucho, pero hay otros matrimonios que están peor.
  • No estoy saludable, pero al menos puedo bajar de la cama eso es mejor que nada.
  • No tengo dinero, pero con un poco de suerte saldré adelante de mis deudas.

No permitas que el pasado limite tu presente y digas que eres un fracaso porque Dios así lo quiere, tú eres Hijo de Dios y Él quiere bendecirte. Dios trabaja con la fe de sus hijos.  Dios trabaja con la fe de los que desean crecer, de los que quieren ser una gran bendición para sus hijos, los que luchan con fe por crecer un ministerio. Si cambias tu manera de pensar, Dios cambiará tu vida.

Es posible que usted ha vivido en un hogar de pobreza e incredulidad y cree que eso es lo que merece, no lo acepte, dígale a Dios: yo sé que la derrota engendra derrota, yo no me rindo a perder mi matrimonio; yo no me rindo a vivir enfermo; yo no acepto que mi familia viva en pobreza; yo no me rindo a vivir sin hablar inglés; yo no me rindo a vivir resentido; yo no me rindo a vivir con miedo; yo no me rindo a vivir envidiando; yo no me rindo a vivir peleando, yo no me rindo a vivir murmurando y criticando; yo voy a vivir el mejor año de mi vida sobre el dolor; el sufrimiento; el miedo; la pobreza, la envidia; la murmuración; yo me declaro bendecido para bendecir.  

Tercer Paso:

 C. VIVE UN DIA A LA VEZ

El único día del cual podemos estar seguros, es del día de hoy. Por lo tanto, la vida debe ser vivida un día a la vez. El ayer está en la tumba del tiempo; el mañana está en el vientre del tiempo; sólo el presente es mío.

Nosotros decimos:

  • Un día de estos voy a tomar un ministerio para engrandecer el Reino de Jesucristo. Nosotros no sabemos si tendremos otro día, por lo tanto, debemos vivir un día a la vez. Lo que debemos hacer el día de hoy debe ser hecho el día de hoy.  

Nosotros decimos:

  • Un día de estos entrego mi vida al Señor Jesucristo para ser salvo; usted necesita ser salvo el día de hoy.
  • Si usted no está viviendo para el Señor Jesucristo, está viviendo para Satanás; usted debe comenzar a vivir para Jesucristo hoy.
  • Si usted no está sirviendo al Señor Jesucristo, por medio de su iglesia; usted debe comenzar a servirle hoy. Viva un día a la vez. El ayer es un cheque anulado. El mañana es un pagaré. El único efectivo que tenemos es el día de hoy.
  • Confiesa tus pecados hoy. Santiago dice que miremos nuestro pecado y que lo confesemos al Señor Jesucristo igual que lo hizo el rey David. Él dijo: Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Dije: confesaré mis transgresiones a Jehová; y Tú perdonaste mi pecado. (Salmos. 32:5, RVR1960) La confesión significa confesar y pedir perdón y quedar de acuerdo con Dios. Cuando Dios dice que algo es pecado, debemos estar de acuerdo y confesarlo.  
  • Limpia tu vida de pecado hoy. La Biblia dice: Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. (1 Juan.1:9, RVR1960) Cuando confesamos nuestros pecados quedamos limpios de nuestros pecados y en la mayoría de los casos también quedamos limpios de la consecuencia del pecado. Esta es la determinación espiritual más importante que debemos tomar: Dile: Señor Jesucristo; no quiero tener nada en mi vida que no te guste. Quiero ser limpio de mi pecado.