¿Alguna vez te has hecho estas preguntas? ¿Por qué tengo que levantarme de la cama esta mañana? ¿Cuál es el propósito para el cual yo vine a este mundo? Todos nosotros en algún momento de nuestra vida nos hacemos estas preguntas. Es impactante que usted y yo sepamos la respuesta a estas preguntas, porque si no conocemos la respuesta a esta pregunta perderemos sentido de dirección para nuestra vida.

La palabra de Dios dice que Dios te ama. Esta es una verdad para toda persona, pero también es verdad que tú tienes que aceptar y recibir personalmente el amor de Dios. La Biblia dice que Dios te ama sin previas calificaciones.

EL PROFUNDO AMOR DE DIOS

La naturaleza de Dios es amor, su personalidad es amor, la motivación de Dios al mandar a su hijo Jesucristo a este mundo fue el amor, el versículo más famoso de la Biblia habla del amor de Dios: Porque de tal manera amo Dios al mundo que ha dado a su hijo unigénito para que todo aquel que en el crea no se pierda más tenga vida eterna. (Juan 3:16, RVR1960)

El motivo por la cual Jesús vino a la tierra, vivió una vida victoriosa y murió sacrificando su vida, fue por amor a ti.  El apóstol Juan en su carta dice que el supremo atributo de Dios es amor, y basa esta afirmación en su relación personal con Jesús al haber caminado con él por más de tres años antes de su crucifixión, resurrección y ascensión al cielo. Leamos lo que escribió Juan.

El versículo 16 dice: Nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros; Dios es amor y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. (1 Juan 4:16, RVR1960)Juan no pone su nombre para no exponerse que alguno interprete, que Dios lo ama a él en forma exclusiva, o que habla con orgullo de sí mismo, pero dice que Dios es amor y ama a toda la humanidad.

Juan creció y vivió bajo el dominio del imperio romano, el cual imponía la ley y había que obedecerla, también vivió y creció en el tiempo de los fariseos y saduceos quienes eran los líderes políticos y religiosos y ellos impusieron la ley y había que obedecerla, pero cuando Juan descubrió el amor de Dios en Jesucristo obedeció a Jesucristo y dice: Yo he conocido y creído el amor que Dios tiene para nosotros, Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios y Dios en él. (16)

Dios te ama con amor eterno, te ama desde antes que nacieras, Dios tiene un propósito para tu vida, pero tú tienes que descubrir   experimentar ese amor y propósito, nadie lo puede descubrir y experimentar el amor de Dios por ti, tú tienes que recibir a Jesucristo en tu corazón por la fe, tú tienes que caminar con Jesucristo los días que estas desanimado, decepcionado derrotado, frustrado y sabrás que es maravilloso caminar con una persona que te ama con amor eterno.

Juan camino con Jesús en tiempos de dolor y frustración, en los tiempos de persecución, cuando las distancias eran largas camino con Jesús, cuando el sol calentó mucho, camino con Jesús; cuando fue perseguido, acusado y crucificado camino con Jesucristo y declara.  Yo he conocido y creído el amor que Dios tiene para nosotros, Dios es amor y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. (16)

SU AMOR ES INCONDICIONAL

La Biblia dice que Dios te ama incondicionalmente, pero nosotros queremos saber que hemos hecho para ser amados incondicionalmente por Dios. No hemos hecho nada, y no podemos hacer nada para ganar el amor de Dios, simplemente que Dios te ama incondicionalmente, te ama tal como eres.

Para ser amado en la comunidad donde vivimos tenemos que hacer cosas que nos den méritos, el niño que trae buenas calificaciones de la escuela es premiado, la persona que es bien parecida físicamente recibe más atención, esto nos hace pensar que tenemos que hacer algo para ser dignos de merecer el amor incondicional de Dios, pero la Biblia enseña que Dios te ama incondicionalmente, no por lo que eres, no por lo que haces, no por lo has logrado, pero más bien Dios te ama por lo que Él es. Dios te ama incondicionalmente porque Dios es amor.

Martín Lutero, el reformador cuenta que al estudiar la Biblia descubrió que Dios lo ama incondicionalmente, y que la salvación es un regalo, pero tuvo una pregunta.  ¿Cómo puedo vivir una vida santa, que agrade a Dios?  Martín Lutero se azotaba la espalda con un látigo hasta sangrar cuando sentía que su carne lo invitaba al pecado, hasta que descubrió que el justo vive por la fe. El hombre es encontrado justo delante de Dios por la fe en Jesucristo, Romanos 1:17 Mas el justo por la fe vivirá. Es decir, somos encontrados justos delante de Dios por el amor incondicional de Dios demostrado Jesucristo. 

Nuestra naturaleza pecadora nos aleja de Dios, cuando queremos ser buenos por nosotros mismos descubrimos que somos superficiales, cuando queremos dejar de criticar descubrimos que lo hacemos con frecuencia, cuando decidimos dejar de pelear, descubrimos que estamos peleando, cuando prometemos algo descubrimos que olvidamos la promesa, no podemos confiar en la carne. Es difícil agradar a Dios por nosotros mismo. Solo el amor incondicional de Dios nos hace aceptos y salvos.

MI ESPERIENCIA PERSONAL

Juan dice: En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en si castigo. De donde el que teme no ha sido perfeccionado en el amor. Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero. (1 Juan 4:18-19, RVR1960)

Yo siempre he tenido miedo. Yo sé que algunos miedos son instintivos y sanos y nos mantienen en alerta ante cualquier dificultad posible, pero el miedo que retrasa nuestro desarrollo personal es inadecuado y destructivo y en muchos casos es resultado de nuestro acondicionamiento.

Yo he tenido miedo predicar, los primeros cinco minutos del mensaje fueron muy difíciles, las piernas me temblaban, las manos me sudaban, la mente no pensaba, me asustaban los ojos que me miraban, solo pensaba en el ridículo que podía estar haciendo. Todo esto era un acondicionamiento. Una persona que yo la consideraba una autoridad en la Palabra me dijo: Tu jamás de los jamases serás un buen predicador.

Yo interprete que me dijo: Tú eres ignorante, eres torpe, no sabes expresarte, tu porte no te ayuda, eres feo, no sabes relacionarte con las personas, no tienes modales, no eres inteligente, busca un trabajo de llevar agua. Pero en realidad lo que me dijo es: Para ser predicador de la Palabra tienes que esforzarte y ser valiente. Soy un predicador de la Palabra de Dios porque tengo la seguridad que Dios me ama, que soy su hijo, que la sabiduría viene de él y que el Espíritu Santo habla por mí en los momentos que yo no sé qué decir. Gloria a Dios, allí donde esta de gloria a Dios, porque le ama incondicionalmente, no por lo eres, sino por lo Dios es, y Dios es amor.

Yo he tenido miedo empezar cosas nuevas, porque no quiero exponerme a que otros se enteren que soy ignorante en esta área, por ejemplo, meterme en la computadora, porque me sentía más cómodo haciendo lo que conozco, pero he derrotado al miedo, porque estoy convencido que Dios me ama, que soy su hijo y que él me ha dado la inteligencia, la sabiduría y la capacidad para persistir y resistir. Dios me ama, no tengo porque tener miedo porque el perfecto amor echa fuera el temor, lo derrota, lo destruye. Gloria a Dios. Aleluya.

Yo he tenido miedo identificarme como creyente en Jesucristo, decirle a una persona que Jesucristo es el único camino de salvación, rechazar una invitación a beber alcohol en una reunión social, por miedo a ofender, pero cuando viene a mi mente que Dios me ama y lo demostró  en la cruz, derroto y destruyo al miedo y puedo declarar con gozo y seguridad que soy cristiano,  que amo a Dios porque él me amo primero, puedo decir que no bebo alcohol, ni me drogo con ningún estimulante, porque mi cuerpo es templo del Espíritu Santo. Gloria a Dios, Aleluya. En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor.

Yo he tenido miedo ser rechazado, he tenido miedo a no ser escuchado, he tenido miedo a no alcanzar las metas que me pongo, he tenido miedo fallar como esposo, como padre, como pastor. Esta lucha solo me llevaba a mas lucha porque siempre habrá una meta más alta que alcanzar, una mejor persona que imitar, unas personas que me aceptan otras me rechazan, la respuesta siempre fue la misma, más inseguridad y frustración, pero las he superado porque cuando llego a la seguridad que Dios me ama como soy, me convierto en un vencedor y destruyo al miedo. En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fiera el temor.

Yo he tenido miedo de no ser amado y respetado, mi lucha ha sido grande, horas de trabajo para dar lo mejor, horas de trabajo para ser encontrado perfecto, es muy difícil ser una persona que no se equivoca, que no pierde el control de sus emociones, que no sufre, que no tiene necesidades. Gloria a Dios, El me ama, me acepta como soy y me ha hecho un vencedor del miedo porque: En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fiera el temor.

DIOS TE AMA

Dios me ama, su amor es incondicional, me cuida como un padre amoroso que es. Él me toma de la mano y me lleva a través del peligro, cuando he necesitado un padre que ponga su mano sobre mi hombro, Jesucristo ha sido mi padre, cuando he estado en peligro Jesucristo ha caminado cerca de mi dándome protección y seguridad, cuando como esposo mi orgullo ha traído dolor a mi familia, mi padre celestial se ha sentado a mi lado para decirme te equivocaste, pero te amo hijo mío.

Dios me ama, no hay duda, no estoy solo, nunca estuve solo, no me ama por lo que soy, me ama a pesar de lo que soy, no me ama por lo que he logrado en la vida, me ama para ayudarme a lograr en la vida. Dios me ama y estoy aquí para decirte no hay amor más grande que el amor del Padre Celestial.  Nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. (1 Juan 4:16, RVR1960)

El amor de Dios no tiene favoritos, ama al pecador de la misma manera que ama al santo, esto quizás nos asusta o hiere nuestro orgullo, pero así es el amor de Dios, la única diferencia es: El creyente está en la posición de recibir las promesas y bendiciones de Dios, y el incrédulo se ha colocado fuera de las bendiciones de Dios. Esta persona ha construido una isla en medio del rio de bendiciones de Dios y vive sin saber ni recibir las bondades del Padre Celestial, por medio de Jesucristo.

Dios no te ama por lo que eres, Él te ama a pesar de lo que eres, porque él es amor. Él no te ama por tus logros, Él te ama para que logres.  Tú no puedes ganar el amor de Dios, solo puedes recibir el amor de Dios, porque su amor es incondicional. La respuesta más importante al amor de Dios es amarlo, la persona que rechaza el amor de Dios se corta así mismo bendiciones, pierde su identidad y finalmente gana reputación de personas sin dignidad moral.

Una niña de seis años se enfermó de muerte y la manera de salvarla era por una transfusión de sangre, pero su raro tipo de sangre hizo imposible encontrar un donador, la única posibilidad de salvarle la vida era que su hermano de 8 años se convirtiera en donador, le preguntaron al niño y dijo que si, y cuando la transfusión termino el niño pregunto. ¿Doctor cuándo voy a morir? El doctor le pregunto ¿Por qué estuviste dispuesto a dar tu vida por tu hermana? El niño respondió porque es mi hermana. El amor del niño por su hermana fue muy grande, pero el amor de Dios Padre fue mayor porque llevo a Jesucristo a la muerte y muerte de Cruz. Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.

El Señor George York vio a su esposa deteriorarse con la enfermedad de Alzheimer su rutina diaria era, bañarla, cambiarle pañales, darle de comer y cambiar la cama, sin poder sostener una conversación con su esposa, pero un día viernes la señora salió de su enfermedad y le preguntó a su esposo. George, ¿me amas? El señor York lloró y le contesto, si te amo Rosa. Aun las personas con la mente turbada necesitan escuchar que son amadas. Dios te ama y tú debes amarlo también.

La madre teresa dijo: “Nosotros no podemos hacer grandes cosas, pero si podemos hacer pequeñas cosas con gran amor.”

Esta niña se crio en un orfanato, sus costumbres eran malas, sus palabras eran malas, llenas de odio y dolor, su manera de comportarse era violenta, un día sus compañeras del orfanato, descubrieron que ella escribía pequeñas notas y los escondía en los arbustos, y descubrieron lo que escribía.  A quién lo encuentre: Te amo. Dios te ama, recibe su amor hoy, Sierra tus ojos y dile Señor Jesucristo. Yo sé que me amas, me arrepiento de haber pecado contra ti, ven a mi corazón, recibo tu amor. Si el miedo te domina, si no eres un creyente fiel y victorioso, hoy es el día de pedir perdón y afirmar tu amor a Dios y recibir su amor. Hoy es día de declarar victoria en tu ministerio, en tu matrimonio, porque Dios te ama y porque el en ti derrota y destruye el miedo. Si no has hecho un compromiso firme de ser miembro de una célula bíblica, acepta su amor y rompe todas las barreras, Dios te ama.